A-A+ Home | Print | Email | Add This | Adjust text size

Back to adult spanish conditions

Breve descripción de la obesidad

Datos acerca de la obesidad

El sobrepeso y la obesidad en conjunto representan una de las principales causas de muerte que pueden prevenirse en los EE.UU. La obesidad es una enfermedad crónica que puede perjudicar gravemente su salud.  

Sobrepeso significa que usted tiene un exceso de peso corporal y obesidad significa una alta cantidad de grasa corporal adicional. El sobrepeso o la obesidad aumentan el riesgo de problemas para la salud, incluida la enfermedad de las arterias coronarias, diabetes tipo 2, hipertensión, apnea del sueño y ciertos tipos de cáncer.

Los expertos en salud pública concuerdan en que el sobrepeso y la obesidad han alcanzado proporciones epidémicas en este país y en todo el mundo. Más de un tercio de los adultos estadounidenses son obesos. Las personas mayores de 60 años tienen más probabilidades de ser obesas que los adultos jóvenes, según los datos más recientes de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (National Health and Nutrition Examination Survey). Y el problema también afecta a los niños. Uno de cada cinco de los niños estadounidenses (el 17 %) de 6 a 9 años son obesos.

¿Quién es obeso?

Vista del abdomen de un hombre sentado en un banco. Lleva una camiseta amarilla.
Una medida de cintura superior a 40 pulgadas en los hombres y 35 pulgadas en las mujeres puede aumentar el riesgo de problemas de salud relacionados con la obesidad o el sobrepeso.

El sobrepeso y la obesidad son diferentes puntos de una escala que va desde un peso inferior al normal hasta la obesidad mórbida. El lugar que usted ocupa en esta escala se determina mediante el índice de masa corporal (IMC).

El IMC es una medida de su peso en relación con su altura. El IMC generalmente le brinda una idea de la cantidad de grasa corporal que posee. Los proveedores de atención médica usan el IMC para detectar el riesgo de enfermedades relacionadas con la obesidad. En ocasiones, algunas personas con alto desarrollo muscular presentan un IMC en el intervalo del sobrepeso. Pero estas personas no se consideran con sobrepeso debido a que el tejido muscular pesa más que el tejido adiposo.

En general, el IMC ideal para los adultos es de 20 a 24,9. Un IMC de más de 25 se considera sobrepeso. Una persona se considera obesa si el IMC es superior a 30 y se considera con obesidad extrema si el IMC es de 40 o más. En general, después de los 50 años, el peso de los hombres tiende a estabilizarse y a menudo desciende levemente entre los 60 y 74 años. Por el contrario, el peso de las mujeres tiende a aumentar hasta los 60 años y luego comienza a descender.

La obesidad también puede medirse mediante la relación de cintura-cadera. Esta es una herramienta de medición que analiza la cantidad de grasa en su cintura, en comparación con la grasa de la cadera y los glúteos. La circunferencia de la cintura indica la cantidad de grasa abdominal. El aumento de la grasa abdominal se asocia con la diabetes tipo 2, colesterol alto, hipertensión y enfermedad cardíaca. Una circunferencia de cintura de más de 40 pulgadas para los hombres y más de 35 pulgadas para las mujeres puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca y otras enfermedades vinculadas con el sobrepeso.

Consulte a su proveedor de atención médica si tiene dudas sobre cuál sería un peso corporal saludable.

¿Cuál es la causa de la obesidad?

La obesidad es una enfermedad desconcertante en muchos aspectos. Los expertos no comprenden exactamente de qué manera el cuerpo regula el peso y la grasa corporal. Lo que sí saben es que si una persona ingiere más calorías de las que usa para convertir en energía a diario, aumentará de peso.

Pero los factores de riesgo que determinan la obesidad pueden ser complejos. Generalmente incluyen una combinación de sus genes, factores socioeconómicos, metabolismo y elecciones de estilo de vida. Algunos trastornos, enfermedades y medicamentos endocrinos también pueden afectar el peso de una persona.

Los factores que pueden influir en la obesidad incluyen los siguientes:

  • La genética. Los estudios han demostrado que las probabilidades de ser obeso se transmiten a través de los genes. Los investigadores han descubierto varios genes que parecen estar vinculados con la obesidad. Los genes, por ejemplo, pueden determinar el lugar donde usted almacenará la grasa adicional en su cuerpo. Pero la mayoría de los investigadores considera que se necesita más que solo un gen para transformar la obesidad en una epidemia. Continuamente se realizan investigaciones para comprender mejor de qué manera los genes y el estilo de vida interactúan para dar como resultado la obesidad. Debido a que las familias comen juntas y comparten otras actividades, el entorno y el estilo de vida también influyen.

  • Factores metabólicos. El cuerpo de cada persona usa la energía de diferente manera. El metabolismo y las hormonas difieren según cada persona, y estos factores influyen en el aumento de peso. Un ejemplo es la grelina, una hormona que regula el apetito. Los investigadores han descubierto que la grelina puede ayudar a desencadenar la sensación de hambre y también de saciedad. Otro ejemplo es el síndrome de ovario poliquístico (SOP), un trastorno de las mujeres causado por altos niveles de ciertas hormonas. Una mujer con SOP tiene más probabilidades de ser obesa.

  • Factores socioeconómicos. Su nivel de ingresos puede influir en el desarrollo de la obesidad. Esto se aplica sobre todo para las mujeres. Las mujeres con un nivel socioeconómico bajo tienen más probabilidades de ser obesas que las mujeres de un nivel socioeconómico alto. Esto se manifiesta especialmente entre las minorías.

  • Estilo de vida. Los excesos en las comidas y la falta de ejercicio contribuyen con la obesidad. Pero usted puede modificar su estilo de vida. Si muchas de las calorías que ingiere provienen de alimentos refinados o con alto contenido de azúcar y grasas, es muy probable que aumente de peso. Si no realiza mucho ejercicio de ningún tipo, le costará bajar de peso o mantener un peso saludable.

  • Medicamentos. Los medicamentos como corticosteroides, antidepresivos y anticonvulsivos pueden hacer que aumente un poco de peso.

  • Emociones. El comer por un impulso emotivo (cuando está aburrido o triste), puede derivar en el aumento de peso. El descanso insuficiente también puede contribuir con el aumento de peso. Las personas que duermen menos de cinco horas por noche tienen más probabilidades de ser obesas que aquellas que duermen de siete a ocho horas por noche.

Efectos de la obesidad en la salud

La obesidad produce un efecto negativo amplio en la salud. Cada año en los EE.UU., los trastornos relacionados con la obesidad suponen un gasto de más de $100.000 millones y causan muertes prematuras. Los efectos de la obesidad en la salud incluyen los siguientes:

  • Hipertensión. El exceso de peso requiere más sangre circulando hacia el tejido adiposo y esto hace que los vasos sanguíneos se estrechen (enfermedad de arteria coronaria). Esto obliga al corazón a trabajar más, debido a que debe bombear más sangre contra una mayor resistencia de los vasos sanguíneos, lo que puede provocar un infarto (infarto de miocardio). Una mayor cantidad de sangre en circulación y una mayor resistencia también implican más presión en las paredes de las arterias. La presión más alta sobre las paredes de las arterias aumenta la presión sanguínea. El exceso de peso también aumenta el colesterol y los niveles de triglicéridos en sangre y reduce los niveles de colesterol HDL ("bueno"), lo que incrementa el riesgo de enfermedad cardíaca.

  • Diabetes tipo 2. La obesidad es la principal causa de la diabetes tipo 2. La obesidad puede hacer que su cuerpo se vuelva resistente a la insulina, la hormona que regula el azúcar en sangre. Cuando la obesidad provoca la resistencia a la insulina, el nivel de azúcar en sangre aumenta. Incluso una obesidad moderada aumenta notablemente el riesgo de diabetes.

  • Enfermedad cardíaca. La aterosclerosis, o el endurecimiento de las arterias, se presenta con mayor frecuencia en las personas obesas. La enfermedad de arteria coronaria también es más común en personas obesas debido a que los depósitos de grasa se acumulan en las arterias que llevan sangre al corazón. Las arterias más estrechas y el flujo sanguíneo reducido hacia el corazón pueden causar dolor de pecho, denominado angina de pecho, o un ataque al corazón. También se pueden formar coágulos de sangre en las arterias más estrechas, los cuales pueden llegar hasta el cerebro y producir un accidente cerebrovascular.

  • Problemas en las articulaciones, incluida la osteoartritis. La obesidad puede afectar a rodillas y cadera, debido a que el peso adicional exige mayor esfuerzo de las articulaciones. La cirugía de reemplazo de articulaciones quizá no sea una buena opción para una persona obesa, debido a que una articulación artificial tiene mayor riesgo de aflojarse y provocar más daño.

  • La apnea del sueño y los problemas respiratorios también están relacionados con la obesidad. La apnea del sueño provoca interrupciones en la respiración durante breves periodos durante el sueño. La apnea del sueño interrumpe el descanso y causa somnolencia durante el día. También causa fuertes ronquidos. La apnea del sueño también está relacionada con una alta presión sanguínea. Los problemas respiratorios relacionados con la obesidad se presentan cuando el peso adicional del pecho oprime los pulmones. Esto limita la respiración.

  • Cáncer. El sobrepeso o la obesidad aumentan el riesgo de distintos tipos de cáncer, según la Sociedad Estadounidense Contra el Cáncer (American Cancer Society). Entre las mujeres obesas, aumenta el riesgo de cáncer de endometrio, o el revestimiento del útero, en las mujeres más jóvenes, y de mama en aquellas que atraviesan la menopausia. Los hombres con sobrepeso tienen mayor riesgo de cáncer de próstata. Tanto los hombres como las mujeres obesas tienen mayor riesgo de cáncer colorrectal.

  • Síndrome metabólico. El Programa Nacional para la Educación sobre el Colesterol (National Cholesterol Education Program) indica que el síndrome metabólico es un factor de riesgo de enfermedades cardíacas. El síndrome metabólico consta de varias partes importantes: obesidad abdominal, alto colesterol en sangre, hipertensión y resistencia a la insulina (diabetes tipo 2 grave).

  • Efectos psicosociales. Las personas con sobrepeso u obesidad pueden padecer problemas sociales o psicológicos. Esto se debe a que la cultura en los EE. UU. a menudo valora una imagen corporal excesivamente delgada. A menudo las personas con sobrepeso u obesas son consideradas las culpables de su trastorno. Otros pueden considerarlas perezosas o con poca fuerza de voluntad. Es frecuente que las personas con sobrepeso u obesas tengan ingresos más bajos o menos relaciones románticas, o ninguna. El rechazo y prejuicio de algunas personas hacia aquellas que padecen sobrepeso puede transformarse en discriminación, e incluso en tormento. La depresión es más común en personas con sobrepeso u obesidad.

© 2014 Covenant Health
100 Fort Sanders West Blvd.
Knoxville, TN 37922
(865) 374-1000