A-A+ Home | Print | Email | Add This | Adjust text size

Back to adult spanish conditions

Nefropatía por Inmunoglobulina A (IgA)

Ilustración de la anatomía de el riñon
Click Image to Enlarge

¿Qué es la nefropatía por IgA?

La nefropatía por IgA es una enfermedad crónica del riñón, que puede avanzar a lo largo de un período de 10 a 20 años y dar como resultado la etapa terminal de la enfermedad renal. Es causada por los depósitos de la proteína inmunoglobulina A (IgA) en los glomérulos (filtros) renales. Estos glomérulos normalmente filtran los desechos y el exceso de líquido de la sangre y los envían a la vejiga en forma de orina. Sin embargo, la proteína IgA evita este proceso de filtración. Esto puede ocasionar lo siguiente:

  • Sangre y proteína en la orina.

  • Hinchazón de las manos y los pies.

¿Qué causa la nefropatía por IgA?

La proteína IgA es una parte normal del sistema inmunológico del cuerpo. No se sabe cuál es la causa de los depósitos de IgA en los glomérulos, sin embargo, en más de 10 por ciento de las familias afectadas la nefropatía por IgA se hereda por medio de un gen autosómico dominante. La herencia autosómica dominante significa que el gen está localizado en uno de los autosomas (pares de cromosomas del 1 al 22). Esto quiere decir que los hombres y las mujeres están igualmente afectados, y "dominante" quiere decir que sólo se necesita un gen para tener esta característica. Cuando uno de los padres tiene la característica dominante, hay un 50 por ciento de probabilidades de que cualquiera de sus hijos también herede la característica.

La nefropatía por IgA es una condición muy heterogénea, lo cual significa que la presentación varía bastante entre individuos y familias. De hecho, es posible que algunas personas que heredan el gen no tengan ningún síntoma, pero podrían transmitirle el gen a la siguiente generación. Muchas veces los hombres son afectados con más frecuencia que las mujeres.

¿Cuáles son los síntomas de la nefropatía por IgA?

La nefropatía por IgA es una enfermedad silenciosa que puede pasar desapercibida por muchos años, pero generalmente comienza antes de los 40 años de edad. El síntoma más común es la presencia de sangre en la orina. Le toma muchos años avanzar a la etapa que causa complicaciones detectables como hinchazón, infecciones recurrentes de las vías respiratorias superiores o enfermedad intestinal.

¿Cómo se diagnostica la nefropatía por IgA?

Además del examen físico y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar la nefropatía por IgA pueden incluir los siguientes:

  • Medida de la presión sanguínea.

  • Medida de los niveles de colesterol en la sangre.

  • Medida de los niveles de proteína en la orina.

  • Medida de los niveles de proteína en la sangre.

  • Biopsia del riñón (para identificar los depósitos de IgA) - procedimiento en el que se extraen muestras de tejido (con una aguja o durante la cirugía) para examinarlas con un microscopio con el fin de determinar si existen células cancerosas o anormales.

Tratamiento de la nefropatía por IgA:

El tratamiento específico de la nefropatía por IgA será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzada está la enfermedad.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Modificaciones alimenticias.

  • Disminución del colesterol.

  • Medicamentos.

  • Dejar de fumar.

  • Ejercicio físico y mantener un peso normal.

  • Beber bastantes líquidos.

  • Control de la presión sanguínea.

El objetivo del tratamiento es retrasar el avance de la enfermedad y prevenir complicaciones, como la presión sanguínea alta, la cual causa más daños a los glomérulos. Los investigadores con subsidios del Instituto Nacional de la Diabetes y de las Enfermedades Digestivas y del Riñón (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, su sigla en inglés es NIDDK) están llevando a cabo estudios para comprender cómo se forman los depósitos de IgA y si los suplementos dietéticos como el aceite de pescado o los medicamentos como la prednisona pueden inhibir la inflamación y la cicatrización del riñón.

© 2014 Covenant Health
100 Fort Sanders West Blvd.
Knoxville, TN 37922
(865) 374-1000