A-A+ Home | Print | Email | Add This | Adjust text size

La miastenia grave y el embarazo

¿Qué es la miastenia grave?

Ilustración de la miastenia grave
Haga clic en la imagen para ampliarla.

La miastenia grave (MG) es un trastorno autoinmune complejo en el que los anticuerpos destruyen las conexiones neuromusculares. Esto produce debilidad muscular y fatiga. La Fundación de Miastenia Grave (Myasthenia Gravis Foundation) estima que la incidencia de la MG en los Estados Unidos es de 20 en 100 000. En la juventud, la MG es más frecuente en mujeres que en hombres. El grado de debilidad muscular depende de la gravedad de la enfermedad. La debilidad afecta a los músculos de control voluntario, especialmente a los ojos, la boca, la garganta y las extremidades.

La miastenia grave se diagnostica mediante diversas pruebas que miden la fuerza muscular y la conducción nerviosa. El tratamiento varía mucho de una persona a otra en función de la gravedad de la enfermedad, pero puede incluir medicamentos esteroides e inmunosupresores. A muchas personas que padecen MG se les realiza una timectomía, una cirugía para extirpar el timo que es una glándula ubicada debajo del esternón. A pesar de que la MG mejora en algunas personas después de la timectomía, aún no se comprende completamente la función del timo en la MG.

¿Cómo afecta el embarazo a la miastenia grave?

Durante el embarazo, pueden aparecer episodios de crisis miasténica (aumento de los síntomas que ocasiona dificultad para respirar). En otras mujeres, el embarazo puede producir la remisión de la enfermedad (la ausencia total o parcial de los síntomas). Aparentemente, el embarazo no acelera la evolución de la enfermedad.

¿Cómo afecta la miastenia grave al embarazo?

Con frecuencia, las mujeres embarazadas que padecen MG sienten más debilidad y fatiga debido al aumento de peso y al esfuerzo que provoca el embarazo. Algunas complicaciones del embarazo pueden volverse más probables en mujeres con MG. Se cree que los medicamentos anticolinesterásicos utilizados para tratar la MG pueden producir contracciones uterinas. Las probabilidades de una crisis miasténica pueden aumentar por el estrés que implica el trabajo de parto.

El parto puede ser más difícil en mujeres que padecen MG. Si bien la MG no afecta al trabajo de parto en sí (el útero es un músculo liso), puede afectar a los músculos necesarios para pujar. Esto aumenta la posibilidad de partos asistidos con fórceps y ventosas.

No debe administrárseles sulfato de magnesio, un medicamento comúnmente utilizado para el tratamiento de la hipertensión arterial y del trabajo de parto prematuro, a mujeres con MG. Este fármaco inhibe las conexiones neuromusculares y puede empeorar la debilidad muscular que produce la MG.

Entre el 12 y el 20 % de los bebés nacidos de mujeres con MG puede padecer miastenia grave neonatal. Esto ocurre cuando los anticuerpos que se presentan con la MG atraviesan la placenta y llegan al feto en desarrollo. Estos bebés pueden ser débiles, tener un instinto de succión pobre y dificultad para respirar. La MG neonatal suele ser temporaria (su duración es de solo unas pocas semanas).

Control de la miastenia grave durante el embarazo

Las mujeres embarazadas que padecen MG deben realizarse controles rigurosos de la enfermedad. Es probable que se necesiten consultas prenatales con mayor frecuencia.

El control del embarazo con miastenia grave puede incluir lo siguiente:

  • Adaptación del tipo y la dosis de los medicamentos.

  • Eliminación del estrés físico y emocional.

  • Control para la detección de signos de una crisis miasténica.

  • Ecografía. Se trata de una técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. El ultrasonido se utiliza para visualizar el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar el flujo sanguíneo a través de varios vasos con el fin de controlar el crecimiento y el desarrollo del feto.

  • Control fetal (para detectar signos de debilidad muscular que puedan indicar MG en el feto).

  • Otras pruebas fetales que incluyen estudios de flujo con Doppler (para controlar el flujo de sangre en el útero y el cordón umbilical).

Las mujeres con miastenia grave pueden aumentar sus posibilidades de tener un embarazo saludable si reciben cuidados prenatales tempranos y trabajan conjuntamente con los profesionales de la salud para controlar la enfermedad.

© 2014 Covenant Health
100 Fort Sanders West Blvd.
Knoxville, TN 37922
(865) 374-1000