A-A+ Home | Print | Email | Add This | Adjust text size

Síndrome de Li-Fraumeni

El riesgo de cáncer del seno y muchas otras formas de cáncer es mayor en el síndrome de Li-Fraumeni (SLF), un síndrome de cáncer genético autosómico dominante. El diagnóstico de SLF se realiza cuando en una familia están presentes todas las características siguientes:

  • sarcoma en un individuo menor de 45 años de edad,

  • un familiar de primer-grado con cáncer con menos de 45 años de edad y

  • un familiar de primer- o segundo-grado con cáncer con menos de 45 años de edad o sarcoma a cualquier edad.

La mayoría de los SLF (aproximadamente el 70 por ciento) está causada por mutaciones en un gen del cromosoma 17 conocido como p53. Las mutaciones en el gen p53 confieren un mayor riesgo de cáncer del seno de comienzo temprano, sarcoma infantil, osteosarcoma, tumores cerebrales, leucemia y carcinoma adrenocortical. Las personas con una mutación en el gen p53 a los 50 años de edad presentan un 50 por ciento de probabilidades de desarrollar uno de los cánceres asociados. Para quienes padecen el síndrome de Li-Fraumeni, los cánceres de mama aparecen por lo general entre los 15 y los 44.  Para las mujeres, el riesgo de cáncer de mama oscila entre el 50 y el 80 por ciento al alcanzar los 45 años.

El gen p53 es un gen supresor tumoral que, generalmente, controla el crecimiento y la muerte celular. Para que una persona desarrolle cáncer, ambas copias de un gen supresor tumoral deben estar alteradas o mutadas. En el SLF, la primera mutación se hereda de la madre o del padre y, por lo tanto, está presente en todas las células del cuerpo. Esto se denomina mutación de línea germinal. El hecho de que una persona que presenta una mutación germinal desarrolle cáncer y dónde el o los cánceres se desarrollen depende de dónde (en qué tipo de célula) se produce la segunda mutación. Por ejemplo, si la segunda mutación es en el seno, entonces es posible que se desarrolle cáncer del seno. Si es en el hueso, posiblemente se desarrolle osteosarcoma. En realidad, el proceso de desarrollo del tumor requiere mutaciones en múltiples genes de control del crecimiento. La pérdida de ambas copias del gen p53 es sólo el primer paso del proceso. Se desconoce cuál es la causa de la adquisición de estas mutaciones adicionales. Las posibles causas incluyen exposiciones ambientales biológicas, físicas o químicas, o probables errores durante la replicación celular.

Algunos individuos que han heredado una mutación germinal p53 jamás desarrollan cáncer porque nunca se produce la segunda mutación necesaria para destruir la función del gen e iniciar el proceso de formación del tumor. Esto puede simular que el cáncer saltea generaciones en una familia, cuando, en realidad, la mutación está presente. Sin embargo, las personas con una mutación, sin tener en cuenta si desarrollan cáncer o no, tienen un 50 por ciento de probabilidades de transmitir la mutación a la generación siguiente.

Además, es importante recordar que el gen p53 no se localiza en los cromosomas sexuales. Por lo tanto, las mutaciones se pueden heredar de parte de la familia materna o paterna.

© 2014 Covenant Health
100 Fort Sanders West Blvd.
Knoxville, TN 37922
(865) 374-1000